jueves, 12 de enero de 2012

FONDOS DE MAËRL

¿Qué son los fondos de maërl?
Los fondos de maërl consisten en fondos sedimentarios en la zona fótica en los que predominan las algas rodófitas calcáreas libres y no articuladas pertenecientes a las familias de las coralináceas (Corallinaceae) y peysoneláceas (Peyssonneliaceae). Estas algas conforman una capa superficial que alberga vida sobre el sustrato blando.

¿Por qué son importantes los fondos de maërl?
Estos fondos constituyen una zona importante de cría para muchas especies de interés económico, tales como, peces, cefalópodos y bivalvos. Además, se considera uno de las comunidades que alberga uno de los niveles de diversidad más elevados dentro de los ecosistemas marinos ya que se trata de un hábitat perenne con una estructura compleja.
Por otra parte, estos fondos constituyen una importante fábrica de producción de carbonato cálcico de los mares. Este proceso de calcificación es de vital importancia para la reducción del efecto invernadero, ya que fija el dióxido de carbono en carbonato cálcico.
Por último, estos fondos de rodolitos son formaciones de gran antigüedad en la mayoría de las ocasiones, que pueden aportar un importante registro fósil a través del cual se pueden reconstruir los cambios climáticos y las oscilaciones del nivel del mar.
 
El Hierro (2005). Autor: CIMA SL
¿Dónde están los fondos de maërl?
Este tipo de fondos se encuentran en todas las latitudes, desde la región polar a los trópicos, variando la estructura de la comunidad según la latitud geográfica en la que nos encontremos. Este tipo de fondos se encuentra ampliamente distribuidos en todos los mares, siendo una de las cuatro comunidades bentónicas marinas más importantes, junto con los bosques de laminarias, las praderas de fanerógamas y los arrecifes coralinos.
Los fondos de maërl son muy extensos en el Mediterráneo, Este de Canadá, Caribe, Brasil y Australia, entre otros. En Inglaterra se han llegado a encontrar depósitos que alcanzan los 10 metros de espesor.
En Canarias no se conoce con exactitud la extensión y localización de la gran mayoría de los fondos de maërl, sólo en ciertos enclaves se ha constatado la existencia de este tipo de fondos.

¿A qué profundidad se pueden encontrar los fondos de maërl?
Estos fondos se extienden desde el piso intermareal hasta cerca de 200 metros de profundidad. En el Mediterráneo son especialmente importantes en la franja de 23 a 100 metros, siendo el ecosistema dominante en este rango de profundidades. En algunos puntos se solapa con comunidades algales, originando una comunidad caracterizada por una diversidad muy elevada.
En Canarias se desconocen los rangos batimétricos a los que se encuentran estos fondos, aunque se ha constatado la presencia de extensiones importantes de maërl, desde los 30 metros hasta más de 80 m de profundidad.

¿Por qué albergan tanta vida los fondos de maërl?
Una de las principales causas de la alta diversidad de estos fondos es la gran variabilidad de las especies que habitan en ellos, con una gran variedad de estrategias tróficas. En estos fondos se encuentran organismos autótrofos (macroalgas y diatomeas), ramoneadores (herbívoros), depredadores, suspensívoros, detritívoros, omnívoros y parásitos.
Además, la morfología de estos fondos constituye un importante refugio para la fauna crevicular (organismos que viven entre los huecos de rodolitos).

¿Cuáles son las principales amenazas de los fondos de maërl?
Estos fondos sufren una gran variedad de perturbaciones causadas principalmente por la actividad humana. Los principales impactos son los siguientes:
  • Físicos: Entre los que cabe destacar la resuspensión del sedimento o materia orgánica, enterramiento por vertidos y arrastre, así como dragados.
  • Químicos: Como son, incremento de materia orgánica y nutrientes (eutrofización) y presencia de jaulas de acuicultura
  • Biológicos: Disminución de la complejidad del hábitat, cambios en la composición específica y sustitución de especies autóctonas por invasoras, entre otras.
Los fondos de maërl presentan una tasa de renovación muy baja (50-75 años), y por tanto son muy vulnerables a cualquier tipo de perturbación ambiental ya que la reducción de estos fondos no está compensada con el desarrollo rápido de nuevos talos de rodolitos.

El Hierro (2005) Autor: CIMA SL
                                                                                                           
¿Qué medidas se deben tomar para preservar los fondos de maërl?
Entre las medidas más importantes para su conservación y gestión, destacan las siguientes:
  • Reconocimiento de la singularidad de estos fondos.
  • Prohibición de artes de pesca de arrastre en estos fondos.
  • Evitar la instalación de jaulas de acuicultura en las cercanías de estos ecosistemas.
  • Creación de áreas marinas protegidas.
  • Establecimiento de medidas para evitar o disminuir los vertidos que pueden afectar a estos fondos.
  • Determinar un estatus de conservación para los hábitats que componen los fondos de maërl.
  • Realizar un estudio exhaustivo de la extensión, composición, estructura y diversidad de estos fondos en el archipiélago canario.
  • Inclusión en la lista de hábitats protegidos en la región autónoma de Canarias.
Más información:
  • Hall-Spencer J, White N, Gillespie E, Gillham K & Foggo A. 2006. Impact of fish farms on maërl beds in strongly tidal areas. Mar Ecol Prog Ser 326: 1-9.
  • Henriques MC, Villas-Boas A, Riosmena-Rodríguez R, & Figueiredo AO. 2011. New records of  rhodolith-forming species (Corallinales, Rhodophyta) from deep water in Espíritu Santo State, Brazil. Hel Mar Res. DOI 10.1007/s10152-011-0264-1
  • Riosmena-Rodríguez R & Vásquez-Elizondo. 2012. Range extension of Mesophyllum engelhartii (Foslie) WH Adey (Corallinales; Rhodophyta) to the Gulf of California: Morphology, anatomy and reproduction. Botanica Marina. DOU 10.1515/BOT.2011.102.
  • Sterrer DL, Riosmena-Rodríguez R & Foster MS. 2009. Living rhodolith bed ecosystems in the Gulf of California. In Atlas of Coastal Ecosystems in the Gulf of California. Johson ME & Ledesma-Vázquez J (eds). Tuscon, University of Arizona Press.



1 comentario: